Esta página fue modificada por última vez el 08-01-2022

¿Qué calidad de corriente eléctrica necesito?

Una vez se ha calculado la potencia de corriente necesaria para hacer funcionar la aplicación, hay que seleccionar la calidad de la misma. Existen distintos tipos de generadores que ofrecen diferentes calidades de corriente para cubrir cualquier necesidad, desde la necesaria para una aplicación estándar hasta la más exigente.

Sea cual sea el tipo de carga, una corriente de calidad alarga la vida útil de cualquier aplicación. Las cargas reactivas requieren una calidad de corriente alta para un rendimiento óptimo. Las cargas electrónicas, incluso pueden fallar si la calidad de la electricidad no es suficientemente buena.

Para lograr que la electricidad generada sea de alta calidad es necesaria una buena regulación de la tensión y la potencia del generador eléctrico. En este sentido, el tipo de aplicación nos ayudará a determinar el grado de estabilidad necesario de la tensión de la corriente eléctrica y las diferentes tecnologías de estabilización de la corriente generada por los generadores eléctricos, cada una con sus particulares ventajas, nos permiten clasificarlos en distintos tipos:

  • El condensador (o transformador en el caso de los generadores trifásicos) asegura una corriente de buena calidad. La corriente es regulada por las sucesivas descargas del condensador que mantiene una tensión muy estable, pero de frecuencia poco regular. Esta pequeña desviación entre la curva de corriente producida y la curva de corriente perfecta hace que no sea posible alimentar aplicaciones de audio o video. Esta tecnología es ideal para aplicaciones con cargas resistivas. Este tipo de generadores eléctricos se usan para todo tipo de aplicaciones y máquinas que no exigen una tensión estable, como por ejemplo bombillas, radiadores y muchas herramientas electro-portátiles.
  • El AVR o Regulador Automático de Voltaje es un sistema electrónico que regula automáticamente la tensión de un modo mucho más preciso, en función de la carga aplicada al generador eléctrico o grupo electrógeno. Muchos generadores eléctricos Honda cuentan con un AVR que controla constantemente la tensión y regula la potencia electrónicamente. El AVR ayuda a mantener la tensión de salida más constante y menos dependiente de la carga. Esto significa menor caída en los picos de tensión o de corriente y una mejora significativa del rendimiento de la aplicación. Se usan para alimentar electrodomésticos, algunos aparatos electrónicos y máquinas que exijan una tensión estable para trabajar correctamente.
  • El d-AVR o Regulador Automático de Voltaje Digital ofrece una clara ventaja respecto al AVR tradicional. El d-AVR puede detectar rápidamente la fluctuación del voltaje de salida y enviar la información a la unidad de control de voltaje. El sistema AVR tradicional tarda algo más de tiempo en reaccionar, la cual cosa provoca mayores fluctuaciones de voltaje. El i-AVR o Regulador de Voltaje Inteligente combina la tecnología d-AVR con los motores inteligentes Honda i-GX que gestionan electrónicamente el carburador, ofreciendo una estabilidad de potencia aún mayor.
  • La regulación Honda Inverter, exclusiva de Honda, nos aporta, además de una calidad de corriente perfecta, un control del régimen del motor en función de la necesidad de potencia. De esto modo, el motor no trabaja a pleno ritmo sin necesidad, lo que reduce considerablemente el consumo de combustible, aumenta la autonomía y adecua el nivel de ruido en función del régimen de trabajo del motor. Estas características únicas hacen que los generadores con esta tecnología sean los indicados para la alimentación de los aparatos más sofisticados, normalmente con componentes electrónicos muy sensibles, ya que proporcionan una calidad de corriente de máxima calidad. Sólo Honda te ofrece esta garantía.