Esta página fue modificada por última vez el 08-01-2022

¿Qué tipo de carga vamos a aplicar al generador eléctrico?

Para determinar qué tipo de generador eléctrico que necesitamos es muy importante identificar primero la categoría "carga" que requiere la aplicación porque será necesario para calcular luego correctamente nuestras necesidades de potencia.

Cargas resistivas

Las cargas resistivas son las cargas más simples que pueden conectarse a un generador eléctrico. Tienen un consumo de potencia estable y por lo tanto, no es necesaria una potencia extra para la puesta en marcha (su factor de potencia es 1).

Este tipo de cargas se mide en watios, amperios o a veces, en las dos unidades de medida. El rendimiento de las aplicaciones no depende tampoco de la calidad de la electricidad producida, es decir, de la forma de la onda o estabilidad de frecuencia. Puede seleccionarse el generador adecuado comprobando la placa de características del aparato y la del generador.

  • Si sabemos el consumo en W: W = VA = Potencia del generador.
  • Si sabemos el consumo en A: V x A = VA = Potencia del generador.

Ejemplos de cargas resistivas: bombillas, tostadoras, secadores de pelo, cafeteras y aparatos similares que usan una resistencia, como el calentador eléctrico.

Cargas reactivas (inductiva/capacitiva)

Las aplicaciones con cargas reactivas contienen normalmente un motor eléctrico y pueden necesitar más potencia de arranque que la indicada en sus valores de potencia de funcionamiento. No se puede seleccionar el generador adecuado mirando solamente la información que sobre la potencia se indica en dichos aparatos: es necesario conocer las exigencias en cuanto a corriente de arranque y corriente de funcionamiento.

Además, el rendimiento es altamente dependiente de la calidad de la corriente entrante, es decir, de la forma de onda de voltaje y estabilidad de frecuencia. Si la electricidad recibida es de calidad pobre, genera vibración y por lo tanto, el rendimiento del motor eléctrico baja y no puede lograr la máxima velocidad o el par, lo que conlleva un sobrecalentamiento que acaba acortando la vida del motor.

  • Si sabemos el consumo en W: W = VA = Potencia del generador.
  • Si sabemos el consumo en A: V x A = VA = Potencia del generador.
  • Potencia necesaria de arranque: según tipo de carga aplicar factor de potencia de 1,5 a 5 x W = VA = Potencia de arranque.

De todas formas, para seleccionar el generador adecuado, la mejor solución es medir con una piza amperimétrica el consumo de arranque.

Ejemplos de cargas reactivas: máquinas o instrumentos con motores eléctricos, aires acondicionados, hornos microondas, televisores, tubos fluorescentes y otros aparatos que no sean exclusivamente cargas de resistencia.

Cargas electrónicas

Normalmente los aparatos más sofisticados, con componentes electrónicos muy sensibles, requieren una calidad de corriente perfecta y estable para poder trabajar correctamente.

Ejemplos de cargas electrónicas: ordenadores, televisión, equipos de música, domótica, etc.