Los más vendidos

Cultivado en muchos huertos, el tomate ejerce un papel imprescindible en la cocina actual y se conserva de varias maneras. ?A continuación te explicamos cómo llevar a cabo de la mejor manera ésta tarea, ya que en Honda nos gusta ayudarte.

Conserva

Una conservación difícil: Es muy diferente el sabor de un tomate cultivado por un jardiner-horticultor que los cultivados por los comerciales. Por esta razón resulta provocativo cultivarlo en exceso, pues además hay centenares de variedades por descubrir.

A veces, el resultado es una cosecha prodigiosa. Pero hay un impedimento: el tomate no aguanta en absoluto, así que es recomendable consumirlo recién cogido para que no pierda sus nutrientes esenciales.

Al final de la temporada: Aun así, hay que puntualizar este aspecto de la mala conservación. Es conocido que el tomate recogido antes de su maduración puede dejarse en el borde de la ventana para que acabe de madurar. Pierde sus cualidades de fruto seco, pero no su excelencia gustativa. 

Por eso, al final de temporada, cuando las bajas temperaturas impiden que madure la planta, hay que extraer todos los pies y colgarlos tal cual, con sus frutos, en un lugar a una temperatura media de 15 grados. El procedimiento es válido sobre todo para las variedades con frutos pequeños.

Conservación cocinada: Cuando tu cosecha sea muy abundante, la solución más eficaz para no desaprovecharla son las conservas o la congelación. Las alternativas son diversas, ya que puedes realizar muchos platos con tomate antes de congelarlos (pollo, pescado, etcétera). No obstante, la preparación más habitual es la salsa de tomate, que puedes realizarla como más te guste. ?

ESTERILICE SUS CONSERVAS

La esterilización es imprescindible para evitar que las bacterias invadan el contenido de tus preparaciones y para ello hay que exponer los tarros a altas temperaturas.  

Déjalos hervir alrededor de una hora y después retira cada tarro con cuidado. Coloca un pañuelo encima para que no se enfríen rápidamente. Finalmente ponles una etiqueta con la fecha de conservación. Habitualmente, las conservas se pueden mantener un año como máximo. ?

Conserva

¿Hay algo mejor que gozar, disfrutar y saborear aquello que ha sido fruto de nuestro trabajo? ¡No! Por eso Honda ha querido compartir contigo ésta pequeña reseña acerca de la conservación de los tomates, para ayudarte a combinar trabajo con placer de la mejor manera posible.